4 ENSEÑANZAS PARA EMPRENDEDORES QUE NOS DEJA ESTA PANDEMIA

Los emprendedores no tenemos el lujo de quejarnos por mucho tiempo de la situación, o de esperar sentados a que algún jefe o el estado vengan a nuestro rescate. Nos quejamos y nos tomamos un tiempo para reaccionar, pero sabemos que nuestro sustento depende solo de nosotros.
También nos sentimos afectados por lo que está pasando y más, teniendo en
cuenta que se trata de una crisis mundial que no tiene precedentes en las ultimas generaciones.
Sin embargo, tratamos de que este tipo de crisis nos enseñen a crecer, como
personas y como emprendedores. Como dijo Churchill «Nunca desperdicies una buena crisis».
Entonces, ¿Que nos enseña esta pandemia como emprendedores?
Después de investigar a los asesores de emprendimientos más conocidos, están son 4 enseñanzas básicas que podemos sacar o mejor dicho adoptar, para mejorar nuestras estrategias de acción, como emprendedores en particular y personas en general.

1) El éxito de un emprendimiento no es una cuestión de suerte.
Tanto antes de la pandemia, pero por supuesto durante, entendemos el trabajo duro y el camino largo detrás de cada emprendimiento exitoso. Sabemos que el éxito no viene de la noche a la mañana. Ni que en un primer intento todo es color de rosas. La pandemia nos recuerda que debemos seguir insistiendo sin parar, pensando siempre en las necesidades que solucionamos a las personas. Y sí, las necesidades han cambiado, pero sigue habiendo y quizás a mayor escala. Ahí están esperando ser solucionadas.

2) Momento para la reflexión: El pasado no realmente fueron tiempos ideales Estamos frente a una crisis mundial, pero en algún momento me pregunté:
¿Realmente no me quejaba en el pasado, antes del coronavirus, por ninguna situación? Por supuesto que sí. ¿Cuántos de nosotros entramos a esta crisis estando en crisis? Entonces, arremanguémonos y salgamos a lucharla otra vez teniendo en cuenta que esta es la realidad que se nos presenta ahora, que el mundo ha cambiado para siempre y no volverá atrás. Estas son las condiciones.
Con perseverancia veremos los frutos de este esfuerzo.

3) Salirse del pesimismo generalizado es emprender.
En general emprender es pensar distinto, hacer algo nuevo, romper esquemas, solucionar faltas, curar dolores. Hoy en todos lados escuchamos el 100% del tiempo cosas malas que esta crisis a provocado. Vemos y leemos en los medios de comunicación cosas negativas que afectan las ideas, la moral y nos sacan energías. Nosotros los emprendedores sabemos que para empezar a encontrar soluciones primero debemos alejarnos de los pensamientos generalizados, del «no se puede» o del «no hay nada que hacer». Debemos pensar distinto para salir de la crisis sino nos quedaremos en ella.

4) Renovar habilidades
Si hay cosas que dejaron de ser relevantes, por lo menos por un tiempo, esta es una oportunidad para renovar otras habilidades que dejamos de lado. Todos nosotros estamos hechos de habilidades únicas que fuimos aprendiendo a través de la vida, las experiencias y el enfrentamiento con las dificultades. Esas habilidades que dejamos de lado en el curso de nuestra vida «normal» pueden ser la solución para otras personas que las necesitan. Y este es el momento para llevarlas a cabo, sobre todo si la otra opción es esperar sentados a que todo se mejore. Tenemos la capacidad de sobrevivir, lo hemos comprobado durante toda nuestra vida. Llegó la hora de levantar vuelo, justo en tiempos de crisis donde la mayoría de las personas no levanta la vista.